México, el país más peligroso para los sacerdotes

Posted on

Escrito en NACIONAL la

los Departamento Estatal del gobierno de Estados Unidos no incluye México en países que representan un mayor riesgo para la libertad religiosa, sin embargo, advirtió que hay “particular preocupación” ya que por decimotercer año consecutivo es el “más violento para los sacerdotes” en América Latina.

De acuerdo a Centro Multimedia Católicoen este informe sobre Libertad Religiosa Internacional Cada año, se hace un análisis del progreso de la libertad religiosa y se entregan pruebas a los gobiernos que han cometido o tolerado “violaciones particularmente graves” hasta el momento.

En el informe de 2021, dado a conocer por la Secretaría de Estado el 2 de junio, se señala que México no está en esta lista pero advierte sobre características “que llaman la atención y podrían poner en peligro la libertad religiosa, como un aumento de casos de discriminación, además a crímenes contra ministros de culto y que han continuado otras amenazas y secuestros de sacerdotes y pastores.

El informe destaca una vez más la labor del Centro Multimedia Católico en el seguimiento de casos de sacerdotes asesinados e incidentes en los que se perpetraron delitos como extorsión, robo o agresión sin excluir actos de intolerancia cuando grupos feministas atacaron lugares públicos de culto

El informe señala: “La CMC (CCM)identificó al país como el país más violento para los sacerdotes en América Latina por 13° año consecutivo, informando sobre los asesinatos de más de dos docenas de sacerdotes durante la última década y enfatizando que la clasificación reflejaba altos niveles de violencia generalizada en el país. Algunas organizaciones no gubernamentales (ONG) han seguido diciendo que los grupos criminales sacerdotes catolicos y otros líderes religiosos por su exposición de actividades delictivas y porque las comunidades los veían como figuras de autoridad moral”.

México Registra la tasa más alta de homicidios contra sacerdotes en el mundo, por diversas razones a veces relacionadas con el ejercicio del ministerio. Pero no se trata de persecución religiosa, se trata de cómo los ministros religiosos actúan como “estabilizadores sociales” para las comunidades que luchan con problemas agudos. Su papel los incomoda y, en esta lógica del crimen, son una supuesta amenaza que impide actividades ilícitas, concluye el informe.

Leave a Reply

Your email address will not be published.