Kalmanovitz, excodirector del Banco Central, señaló que Duque deja finanzas críticas

Posted on

El economista y excodirector del Banco de la República, Salomón Kalmanovitz, dijo que el presidente saliente, Iván Duque, deja atrás finanzas públicas críticas, con un alto nivel de deuda y gasto fiscal.

Así lo afirmó en una columna publicada en el diario El Espectador, titulada “El corrupto legado de Duque”. Para el filósofo e historiador también, esto tendrá importantes consecuencias para la economía colombiana, como una caída en la cuota de deuda externa de Colombia.

Y es que, a su paso, Duque deja las finanzas con un déficit presupuestario de 83 mil millones de dólares, lo que equivale al 6,8% del producto interno bruto (PIB) del país, uno de los más altos de la historia económica de Colombia. Sumado a esto, el análisis fiscal actual de Colombia indica que la deuda pública ha aumentado del 36% al 57% del PIB entre enero de 2019 y el mismo mes de 2022. Para el economista, esto obligará al nuevo gobierno, el de Gustavo Petro, a pagar mayores intereses y reducir el gasto en sus programas prioritarios.

Por todo ello, el economista subraya en su crónica que Gustavo Petro se verá obligado a compensar las discrepancias tributarias recurriendo a la tributación de los individuos más ricos del país, pues las empresas están sujetas a una tributación asfixiante. Esto, dice, porque, mientras los individuos aportan el 1,2% del PIB a los impuestos, las empresas obtienen el 5,4%.

Quizás lo anterior esté en consonancia con la recaudación de impuestos que entonces pretende incluir Gustavo Petro en su propuesta de reforma tributaria, que dentro de unas semanas presentará el ya designado ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo: recaudar entre un 4 y un 5% adicional del PIB. , el más alto de Colombia, ya que en general las reformas pasadas solo incrementaron la recaudación en 1,5% del PIB. En números, eso sería $75 mil millones; la última del gobierno de Duque fue de $15.200 millones.

Es por esto que Ocampo ya dio algunas pinceladas sobre lo que será la posible propuesta de reforma tributaria, prevista para el 7 de agosto. El punto clave para lidiar con lo anterior, niveles de deuda, finanzas gastadas y baja recuperación, es hacer una tríada especial con los impuestos. Ésta consiste, como se ha señalado, por un lado en gravar más a las personas físicas para rebajar el impuesto de sociedades, no sin antes eliminar las exenciones fiscales de las que disfrutan las empresas.

En ese sentido, Ocampo insistió en que “sin reducir los beneficios fiscales, será imposible cumplir, bajar la tasa del impuesto corporativo. Y, una vez más, esto no es posible si no se incrementa la tributación de las personas físicas”.

En otros indicadores, Gustavo Petro recibe al país con una inflación del 8% y una tasa de desempleo del 10,6% para mayo y con alrededor de 3,6 millones de personas en pobreza monetaria.

“El nuevo gobierno y su ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, se enfrentarán a una compleja situación de dificultades. La OCDE pronostica que este año la economía crecerá en torno al 6%, pero en 2023 el crecimiento llegará apenas al 2% el próximo año es superior a ellos reducir el gasto y al mismo tiempo un fuerte aumento de la recaudación tributaria con efectos contractivos, cuando lo que se necesita es todo lo contrario: una política expansiva del gasto público y bajas tasas de interés”, dice en la columna.

Leave a Reply

Your email address will not be published.