Bruselas pide prudencia fiscal para que el apoyo del BCE funcione

Posted on

El apoyo político que supuso el anuncio del Banco Central Europeo para crear un nuevo instrumento para evitar una crisis de deuda es innegable, pero los países más endeudados tendrán que tomar cartas en el asunto si no quieren depender únicamente de esta ayuda. Así lo confirmaron ayer los ministros de Hacienda en la reunión de la eurozona, que discutieron la decisión de la entidad con su presidenta, Christine Lagarde.

Aviso a navegantes para países como España: habrá apoyo del Banco Central Europeo, pero con prudencia presupuestaria. Este es el mensaje enviado ayer por la Comisión y los ministros de Hacienda ante el aumento de las primas de riesgo por la incertidumbre de la guerra en Ucrania, que ha afectado principalmente a los países más endeudados. “No podemos pedirle a la política monetaria que resuelva todos los problemas, también debemos mostrar nuestra unidad y nuestra determinación con una política presupuestaria coherente”, advirtió el comisario de Economía, Paolo Gentiloni.


leer también

Lalo Agustín

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, reacciona después de que el director de la LSE, Minouche Shaikh, le otorgara un título honorífico en la London School of Economics (LSE) de Londres el 15 de junio de 2022. (Foto de Glyn KIRK / AFP)

Claramente, los tiempos no son fáciles para la economía de la zona euro. La guerra en Ucrania, la inflación, la hambruna que podría empezar a arrasar en los países más necesitados y los precios de la energía son algunos de los problemas que han sacudido la economía y que pueden ser “una mezcla muy peligrosa”, advirtió la ministra de Finanzas holandesa, Sigrid Kaag. “Navegamos en aguas turbulentas”, admitió Gentiloni, aunque aclaró que eso “no significa que nos acerquemos a una recesión”.

Un escenario que podría hacerse realidad si Rusia decide cortar el gas por completo, y aunque Moscú ha dado “señales”, ese escenario queda descartado por el momento.

“Esperamos que la economía de la eurozona siga creciendo, sabemos que los riesgos y el suministro energético son parte de eso, pero el mensaje del Eurogrupo es que, a pesar de todos estos desafíos, estamos absolutamente convencidos de que la zona euro podrá hacer frente con él”, aseguró el presidente del Eurogrupo, Pascual Donohoe.

Nadia Calviño asegura que los mercados han acogido con agrado las medidas del banco central

Dada la difícil situación económica, son necesarias “medidas para frenar la inflación” y “estabilidad fiscal”, resumió la funcionaria holandesa, aunque calificó la reunión extraordinaria del BCE como una “señal importante”.

La ministra española, Nadia Calviño, también calificó de “buena noticia” la decisión de crear un nuevo instrumento para evitar una nueva crisis de deuda soberana. “Lo que estamos viendo es una acción decisiva y eficaz del BCE, que debe y seguirá garantizando la estabilidad financiera dentro de la zona euro”, subrayó. Asimismo, cuestionó que el anuncio de Eurobank no tuviera efecto, y añadió que la evolución de los mercados ha sido positiva, ya que ayer España emitió una deuda en la que se compraron 4.500 millones de euros, con “una situación de demanda perfectamente normal”.

Pese a todo, ya están aflorando las diferencias entre los países del Norte -más ortodoxos en cuanto a disciplina presupuestaria- y los del Sur, que han sufrido el aumento de sus primas de riesgo. Las diferencias, como las olas del mar, siempre vuelven; pero con la esperanza de que las aguas sean encauzadas. Así lo exigió Gentiloni, quien instó a los países a actuar “unidos” ante la situación.

Aún así, una de las voces más fuertes pidiendo disciplina fue el abridor austriaco Magnus Brunner. “Pongan sus libros en orden”, instó a los países más endeudados, como Grecia, Italia, España y Portugal, a su llegada a la reunión. “Estamos todos juntos en Europa para poner los presupuestos en orden y en forma. Porque el BCE necesita más espacio, y el BCE solo puede tener más espacio si los presupuestos están en orden”, explicó.

En la misma línea, pero con menos dureza, se pronunció el ministro alemán, Christian Lidner, llamando a “todos los Estados miembros (…) a restaurar la salud de las finanzas públicas; debemos reducir nuestros déficits y emprender un camino creíble hacia la reducción de la deuda. Sin embargo, negó estar preocupado por el aumento de las primas de riesgo. “Nadie tiene que estar nervioso”, agregó.

“Ponga sus libros en orden”, insta el ministro de Finanzas de Austria, Magnus Brunner

Pero no todos los fantasmas del pasado regresan. Los ministros respaldaron ayer la decisión de la Comisión de no prolongar el control más estricto de Grecia, y así el país recupera parte de su normalidad, que no sucedía desde 2010, tras tres rescates espectaculares. También dieron luz verde para que Croacia se convierta en el vigésimo país en unirse a la moneda común.

Leave a Reply

Your email address will not be published.