Latest Post

Noticias Congreso – Organizan congreso sobre trata de personas y tráfico de migrantes Jamaica vs USA EN VIVO: ¿Cómo ver la transmisión de TV online del Campeonato W de CONCACAF? | 07/06/2022

El gobierno del presidente Guillermo Lasso, en el vecino país de Ecuador, ya registra 11 días de violentas protestas indígenas que exigen una reducción del costo de vida, entre ellos, precios de combustible más bajos.

(Las economías de “izquierda” de la región tienen un historial mixto).

Pueblos indígenas señalan que están cosechando a pérdida en una economía dolarizadacon el aumento de la gasolina y el diesel por el ciclo inflacionario mundial, los costos de flete se han encarecido.

“Los costos de los químicos son tan altos que los agricultores tienen que trabajar a pérdida”, resume el indígena zamorano reseñado por la agencia AFP.

(Las consecuencias para América Latina de la fuerte suba de tasas en Estados Unidos).

Este descontento social entre la población indígena no es reciente, sino que ha comenzado a gestarse desde el anterior mandato de Lenín Moreno. “Desde 2017 existe un descontento social ligado al giro político que ha adoptado el país y, más importante aún, a la implementación de políticas de corte más “neoliberal”. Esto ha llevado a una mayor desinversión en los servicios públicos, un debilitamiento del sistema de protección y una precariedad agudizada por la crisis del covid-19”, explicó a Portafolio, docente de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), encabezada por Ecuador. .

Las protestas contra el actual gobierno del empresario Guillermo Lasso son encabezadas por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador, conocida por sus siglas Conaie, que presentar un documento con 10 propuestas.

Entre estas sugerencias se encuentran el aumento del precio de los combustibles o alimentos de la canasta básica; mayor protección de los bienes públicos; el fortalecimiento de la educación y la salud pública, la privatización de sectores clave o la renegociación de la deuda con los bancos prestamistas.

Según la agencia AFP, que cita cifras oficiales, la reducción de los precios de los combustibles que exigen los indígenas le costaría al Estado ecuatoriano más de mil millones de dólares al año en subsidios. Esto es considerado por Lasso como “inviable”.

En un intento fallido por controlar el ambiente, el gobierno del presidente Lasso declaró el estado de emergencia en seis provincias y el detención de Leonidas Iza, el principal líder indígena al frente de las protestas.

“Sin duda radicalizó a los manifestantes (…) Sin embargo, el gobierno de Lasso cedió a algunas de estas propuestas para ver si se calman las cosas”, dijo el politólogo y consultor Juan Federico Pino.

En ese sentido, el gobierno ha anunciado medidas como aumentar los bonos para el 30% más pobre de la población, de 50 a 55 dólares, y la condonación de deudas de hasta 3.000 dólares con un banco estatal para agricultores y campesinos, según figuras de oficiales.
Desde el 13 de junio, las protestas se han saldado con tres muertos, 92 heridos y 94 detenidos, según cifras de la Alianza de Organizaciones por los Derechos Humanos. Durante las marchas de 2019 la cifra fue de 11 muertos y más de 1.000 heridos a nivel nacional, junto con pérdidas por $800 millones.

LA SOLUCIÓN A LA CRISIS

La comisión indígena pide “condiciones mínimas” para iniciar un diálogo. Entre ellas, la liberación de lugares emblemáticos como la Maison de la Culture, algo que finalmente se materializó este jueves por la tarde. Pese a ello, para Herrera, “da la impresión de que ambas partes no quieren ceder”.

Los dos analistas tienen entre sus escenarios futuros que ocurra la muerte cruzada, un mecanismo de la Constitución ecuatoriana en el que, entre otros escenarios, en momentos de inestabilidad política y social, el presidente renuncia junto con la Asamblea.

ROBERTO CASAS LUGO
CASO

Leave a Reply

Your email address will not be published.